martes, 31 de julio de 2012

El Apando, novela de José Revueltas.

El Apando, novela de José Revueltas. Siempre he querido estar en el DF por muchas razones, tanto he querido caminar por el DF que escribí y publiqué una historia sobre el DF sin haber estado nunca en México. Algunos textos de Rulfo, Fuentes, incluso del chileno-- y mexicano por adopción-- Bolaño me han aproximado a la inmensa ciudad. En textos de Bolaño se menciona a un autor que quizás no se conoce mucho en Sudamérica pero que es imprescindible para entender a México y la literatura Mexicana. Ese autor se llama José Revueltas y ya en los últimos dos años venía urdiendo alguna excusa para leerlo. La novela o nouvelle (podríamos encasillarla en esta ultima por su extensión) El apando me hace recordar una parte del 2666 que narra la vida carcelaria. Sin embargo el texto de Revueltas es más intenso que el de Bolaño. Bolaño estuvo presos un par de horas cuando lo de Allende en Chile. Revueltas estuvo presos dos veces y ello se nota en el texto que describe casi visualmente ese submundo que muchos no conocemos o hemos visto por televisión mientas saboreamos una cerveza y nuestra libertad. En la contraportada de El apando se lee: intercambiadas sus posiciones, aquí la cárcel, el Palacio Negro” de Lecumberri, se convierte en un pequeño y tenso mundo trágico o, circunscrito por una estructura narrativa vigorosa, por un lenguaje implacable que adhiere la textura misma de estas vidas llevadas al límite, acosadas por sus obsesiones, sus temores, sus ansias. Obra maestra de la narrativa corta. El apando reafirma a un escritor capaz de dar el máximo de intensidad en el mínimo de extensión y de imprimir en nuestra memoria un núcleo de personajes desgarradoramente vivos. A medianos de Julio estuve en el DF dieciséis horas, contemplé apenas la ciudad desde el aire y tuve la suerte de conocer a Morelia, hija del escritor Jesús R. Guerrero que escribiera Los olvidados (merece un post aparte). Atrapado en el inmenso aeropuerto del DF, estuve merodeando en algunas librerías y compré una antología de narrativa de Carlos Monsiváis (otro referente de la literatura mexicana). El libro Lo fugitivo permanece tiene asimismo otro texto de Revueltas llamado Dios en la tierra, otro texto que confirma la valentía seminal para narrar. Sus textos son brutales, sus personajes parecen salidos de pesadillas aunque sabemos que nuestro bello planeta está infestado de estos seres que parecen de ficción. Voy a volver al DF, al menos ha visto la ciudad desde lo alto y he hablado con algunos mexicanos en su elemento y no en Estados Unidos donde inevitablemente cambiamos. Me he llevado una grata impresión pues creo mucho en las vibraciones y he sentido una buena vibra. Voy a volver al DF, al menos he estado en el DF y ya puedo escribir algo la ciudad y lo más importante: he descubierto a José Revueltas, el mero mero de Durango. De José Revueltas, José Joaquín Blanco ha dicho “el rasgo genial decisivo sería, acaso, la obsesiva investigación sobre la crueldad y la miseria, sin maniqueísmos [aquí la diferencia con Bolaño que es un gran narrador aunque efectista, sin quererlo mediático y eso sí, provocador a adrede], con una curiosidad solidaria con las victimas pero con sus verdugos”.

2 comentarios:

  1. Me parece que es una muy buena novela. He leído algunas opiniones y creo que le voy a dar una buena oportunidad. Saludos.

    ResponderEliminar
  2. Es una novela corta (muy corta) y de fácil lectura y sin embargo tiene una potencia inusitada. Revueltas es un escritor vigoroso. Un abrazo hasta México.

    Hemil Garcia Linares.

    ResponderEliminar