viernes, 23 de enero de 2009

LOS ESCRITORES Y SUS DEMONIOS



Los escritores y sus demonios.

A priori y visto externamente escribir pareciera ser no sólo una profesión interesante sino también un pasaporte a un mundo de glamour, rodearse de colegas que comparten un mismo sentir “ intelectual” y claro ver su nombre en blogs, periódicos y demás lugares para ensalzar el ego del que escribe.
Es innegable que existe ego en publicar (y en general realizar cualquier actividad artística o no con relativo éxito) pero también habitan en el ser humano culpas, traumas, demonios y otras fuerzas externas que casi obligan al autor a escribir. Podría sonar arbitrario este comentario si lo leyese digamos mi profesor de Literatura Bob Bausch del Northern Virginia Community College quien señala que al contrario de muchos escritores manifiesta tener una familia feliz y normal. Y dicho sea de paso es un buen escritor con ya reconocido prestigio.
Pero a la largo de la historia existieron (y existen) autores y artistas que pareciera decidieron escribir para menguar un dolor interno o hacer de sus propios infiernos un lugar más habitable dentro de lo posible y tolerable. Podríamos citar de los Clásicos griegos en la Apología de Sócrates (Librería “El Ateneo” editorial, Pág. 98) a Ion, el rapsoda que le dice a Sócrates, “Porque si he de hablarte con franqueza, te aseguro que cuando declamo algún pasaje patético, mis ojos se llenan de lagrimas, y que cuando recito algún trozo terrible o violento, se me erizan los cabellos o palpita mi corazón”. Y Sócrates líneas adelante le contesta, “Un poeta está ligado a una musa, otro poeta a otra musa, y nosotros decimos a esto estar poseído, dominado puesto que el poeta no es sui juris sino que pertenece a la musa”.
Jean Arthur Rimbaud es sin duda un escritor que no en vano se le consideró uno de los “poèts maudits” (Poetas Malditos). Su obra Una Temporada en el Infierno pareciera ser la confesión de una persona torturada, la de un adolescente que se debate en la pasión por la poesía y su pasado religioso del cual pretende escapar. Su arte pareciera ser una suerte de canalizador del dolor que experimenta, “Somos Muchos los condenados aquí abajo” o “Muero de sed me ahogo, no puedo gritar. Es el infierno, ¡la pena eterna! ¡Miren cómo se reaviva el fuego! Ardo como es debido. ¡Vamos demonio!” (Editorial Long Seller, Pag. 49).
La historia, “La Metamorfosis” de Kafka quizás sea el más claro ejemplo de los torturas interiores por la que atraviesan los artistas. Gustav Janouch en “conversaciones con Kafka”, señala que cuando le preguntó al autor porque las palabras Samsa( el personaje) y Kafka se parecían (ambas nombre tienen cinco letras y la S y la F se repiten en la misma posición), Kafka negó todo para irse. Después le confesaría a Janouch que escribía sobre el horror de su propia sombra.

Por su parte Ernesto Sábato mencionó en Abbadon el Exterminador (Editorial Sudamericana Pag 162-163) que las fuerzas del mal poseían a los grandes artistas, “ Blake, Milton, Dante, Rimbaud, Lautremont, Sade, Strindberg, Dostoievski, Holderlin, Kafka. Son los que suenan por los demás. Están condenados, entender, CONDENADOS a revelar los infiernos”. Líneas seguidas habla sobre Dante Alighieri, “Los tipos que lo veían pasar por las calles de Ravena, silencioso y flaco, comentaban en voz baja, con sagrado recelo: ahí va el que estuvo en el infierno. ¿Sabias eso? Palabras textuales. No hacían metáfora: esa gente creía que Dante había estado en el infierno”.

¿Existe alguna razón lógica para que genios de la literatura como Dante o Rimbaud hayan tenido vidas tormentosas y que sus obras que hablan temas oscuros, espirituales y demoniacos al mismo tiempo, hayan logrado ser libros de culto?. Es innegable que todos estos autores encierran un misterio, que sus vidas parecían ser mas una pesadilla, algo muy lejos de lo que uno imagina es la vida de un escritor o un artista. Hemingway ( fue alcohólico, sufrió quemaduras que le impidieron recibir su premio Nobel y se suicidó), Rimbaud( murió presa de terribles dolores y con una pierna amputada), Arguedas( huérfano de madre a tempranisima edad, sufrio depresiones de adulto y se suicidó), o Reinaldo Arenas( torturado y encarcelado por el dictador Castro , falleció con HIV en New York) ratifican que muchas veces los artistas tienen vidas atormentadas y también muertes no muy apacibles. Los afirmaciones y citas textuales de los autores son bien claras respecto a de dónde viene su arte. Aceptarlo o no es debatible, pero en todo caso los autores de hoy a su modo y en su propio tiempo podrán afirmar que fuerzas inspiradoras los llevan a escribir y si coinciden con lo que los genios mayores de la literatura aseveran como verdad absoluta.

Hemil García
Virginia, Enero 23 del 2009

5 comentarios:

  1. Efectivamente acertado lo que dices.
    un abrazo de Eduardo Pucho.

    ResponderEliminar
  2. Eduardo,

    Gracias por visitar la pagina.Espero estes bien.
    Fuerte abrazo colega.

    Hemil

    ResponderEliminar
  3. hola profesor bueno espero que estes mui bn y nada se le estima mucho espero q este bastante bien con su familia y con su hija que por lo que veo esta bastante grande y espero q siga creciendo mucho mas y eso se cuida y espero q siga todo bien por aya si.

    y eso se le decea lo mejor mi profesor favorito aunque no se conecta mucho y no me puede ayudar tanto ahora pero igual es un gran ejemplo y muchas gracias por lo q me ha enseñado en ese idioma que yo tanto anelo bueno eeso me despido con mucho cariño un besito cuidese .


    .....Conita.. constanza.caceres@hotmail.com

    ResponderEliminar
  4. Conita,

    Gracias a ti por visitar la pagina.
    Un abrazo para ti y el hermano pais de Chile.

    ResponderEliminar